Víctor Mira.jpg
Víctor Mira
Víctor Mira
, pintor, grabador, escultor y escritor. Nació en Zaragoza en 1949 y murió, por suicidio, en Seefeld (Alemania) en 2003 a los 54 años de edad.
Su trabajo y su vida bascularon entre Barcelona y la pequeña población alemana de Breitbrunn am Ammersee, cercana a Múnich, fue un artista de tormentosa agitación existencial, lo que dio a sus pinturas una gran intensidad.
Familia
Su padre era militar. Murió sin descendencia.
Formación
Su carrera artística ha estado marcada por un carácter autodidacta, desarrollando el grueso de su trabajo entre la pintura, el dibujo y la escultura. Su gusto por el arte propició que desde muy joven encauzara su trayectoria profesional, ya que con tan solo dieciocho años Mira pudo realizar su primera exposición de escultura en su ciudad natal, Zaragoza, coincidiendo, además, con que ésta muestra era la primera que se celebraba al aire libre.
Exposiciones
Realizó muchas exposiciones con galeristas de muchos países. Su última exposición en España fue Apología del éxtasis, presentada en 2002 en el museo Pablo Serrano de Zaragoza y en la galería Miguel Marcos, que tuvo un acento antológico.
Viajero
Después de cumplir el servicio militar en Zaragoza viajó por Perpignan, Francia, para residir un tiempo en Barcelona y luego en Madrid para regresar de nuevo a Zaragoza en 1975. Viajó por Alemania, primero a Heidelberg y luego a Munich, donde fijó su residencia. Ha viajado por EE.UU., Suiza, Italia, África e Hispanoamérica.
Escritor
Ha publicado varios libros sobre poesía y otros sobre diversos temas, libros únicos o en series muy cortas con predominio total de lo estético, a los cuales concede gran importancia.
Pintor
Como pintor su primer período, se encuadra en un surrealismo con variados matices.Entre 1968 y 1971 entró en una etapa de búsqueda con temas tan cambiantes como máquinas sin uso, fetos arrojados del claustro materno, esqueléticos caballos, ataúdes volando hacia el espacio, cuernos de la abundancia del que salen huesos, cadavéricas siluetas humanas y formas irreconocibles.De 1972 a 1975 cabe dividirlo en dos apartados que desarrolla al mismo tiempo. El primero se basa en un regocijante bestiario de palpitante tono poético en el que todo género de vida animal parece sumergido en un reino felizmente irónico carente de violencia. El segundo consiste en una fauna pintada casi con exactitud, en variadas posturas y en un número de uno a varias docenas.Entre 1976 y 1979 se embarcó en un expresionismo figurativo de marcada crítica social, distinguible por las descomunales orejas de las figuras humanas. Con frecuencia incorpora a los cuadros diversas frases de muy cambiante significado. El color guarda relación, por su toque poco llamativo, con el tema.De 1979 a 1986 el colorido es de gran variedad, del monocromo dominante al llamativo, y la temática se centra, vista en conjunto, en la recreación de ámbitos neolíticos con bisontes, ciervos, flechas, azagallas, etc. Al mismo tiempo representa figuras masculinas y femeninas en consonancia al medio ambiente.Desde 1987 hasta 2000 tiene toda una temática religiosa que demuestra la increíble intensidad de cada lienzo, siempre recordando que trabaja en series.Victor Mira 2.jpg
Escultor
Su trayectoria escultórica fue discontinua y mantiene las constantes temáticas de su pintura. Períodos: 1969 hasta mediados de 1970, 1983 a 1985 y 1987 al 2003.
Reconocimiento
En el 2003 fue designado por la feria ARCO como el mejor artista vivo español, y estaba embarcado en el proyecto Disparates de Fuendetodos, donde homenajeaba a Goya continuando los grabados de la serie de los Disparates.

Volver a la página de Inicio

Fuentes
Esta biografía se ha confeccionado a partir de las reseñas biográficas que existen del personaje en Internet.Editor: FRB