Pedro Ramón y Cajal.jpg
Pedro Ramón y Cajal. Foto: http://www.patologia.es/
Pedro Ramón y Cajal
, médico, investigador y catedrático. Nació en Larrés (Huesca) en 1854 y murió en Zaragoza en 1950 a los 96 años de edad.
Ha sido uno de los mejores médicos que ha dado Aragón en su historia. Sólo su paradigmática humildad y la relevancia que tuvo su hermano, Santiago Ramón y Cajal, le han impedido ser debidamente apreciado, en toda su grandeza y ser conocido por la ciudadanía.Su figura se agiganta al considerar sus decisivas contribuciones a la biología animal y a la histología del sistema nervioso, a la ginecología, la oncología y a la patología regional aragonesa.Le podemos atribuir a este médico haber sido el primer investigador clínico en descubrir y describir la fiebre de Malta en España, allá por el año de 1896, llamada también fiebre ondulante o Brucelosis, que es su nombre actual.
Familia
Hijo de Justo Ramón Casasús y Antonia Cajal, naturales de Larrés, localidad del municipio de Sabiñánigo (Huesca). Su padre era de origen muy humilde y de forma autodidacta consiguió ser médico rural que fue ejerciendo por varias localidades de la provincia de Huesca y luego recabó en Zaragoza ya como especialista en cirugía y como profesor interino de Disección de la Facultad de Medicina.Su hermano mayor Santiago Ramón y Cajal representa la cota más alta que ha alcanzado la ciencia española, una brillantísima trayectoria que se vio recompensada con el Nobel de Medicina de 1906. Tuvo también dos hermanas.En 1888 contrajo matrimonio con María Vinós Redondo. Tuvo un hijo llamado Conrado.
Formación (1ºFase)
Vivió su infancia en varias localidades pequeñas de la provincia de Huesca. Estudió bachillerato en Huesca, acompañando a su hermano Santiago,dos años mayor que él con quien estuvo muy unido siempre, en sus aventuras y travesuras y luego siguieron muy unidos en la vida adulta.
Aventura americana
A los 17 años, a consecuencia de un suspenso al terminar el bachillerato, no se atrevió a presentarse en su casa y se fugó a Francia y allí embarcó como grumete en Burdeos para llegar a Suramérica tras múltiples vicisitudes. Probó fortuna primeramente en Argentina y después en Uruguay, donde se enroló en un bando revolucionario, llegando a ser secretario de un cabecilla insurgente. Al final, cayó prisionero de los vencedores y libróse de la muerte gracias a su juventud y a que pudo regresar a España.
Carrera de medicina
Regresó Pedro a España en 1878 contando 24 años de edad y comenzó a estudiar Medicina en la Universidad de Zaragoza. En 1879 consiguió por oposición ser nombrado alumno interno pensionado de Anatomía. Su licenciatura, con grado de sobresaliente, data de 1881.Alcanzó su mayor grado académico en 1890 con un trabajo de Tesis Doctoral titulado Investigación de histología comparada de la visión en diversos vertebrados. Tesis que leyó en la Universidad de Madrid. En esta tesis Pedro describe los tipos celulares fundamentales de los centros de la visión de distintas especies de vertebrados. En sus propias palabras: «El resultado de mis observaciones fue la demostración de que todos los centros ópticos de todos los vertebrados contenían los mismos factores estructurales y que, por consiguiente, elmaravilloso instrumento de la visión respondía siempre a la misma formula estructural» Esta tesis marcaría su línea de trabajo durante varios años y que tanto ayudaría en la verificación de la obra universal de su hermano.
Trayectoria profesional como médico
Medico rural
Ejerció como médico rural unos siete años repartidos entre las localidades zaragozanas de La Almolda y Fuendejalón, hecho afortunado para la medicina española, pues allí llevó a cabo la identificación de las fiebres ondulantes, endémicas en Aragón, con las fiebres de Malta, porque hasta entonces se confundían con la fiebre tifoidea, el paludismo, la tuberculosis y el reumatismo.
Ginecología y obstetricia
Al cabo de unos años cuando regresó a Zaragoza como catedrático; y sin dejar de atender a su Cátedra, ejerció la medicina privada. Se unió con el médico Ricardo Lozano Monzón, prestigioso cirujano torácico, y abrieron la que sería la primera clínica quirúrgica y obstétrica privada de Zaragoza.El éxito de esta clínica abierta a principios de siglo fue tal que hizo que pronto se quedara pequeña e impulsó a los dos socios a cerrarla y abrir cada uno de ellos una clínica propia.De esta manera, el Dr. Lozano la abrió en el Paseo Sagasta y Pedro en el Paseo de la Mina, siendo inaugurada en 1925. Completó su nueva clínica con un laboratorio de Analítica General y de Anatomía Patológica. Al frente de estos laboratorios puso a su hijo Conrado, el cual había estudiado medicina, especializándose en Anatomía Patológica en Madrid, con su tío Santiago.
Oncólogo
Es de reseñar que Pedro fue un pionero en la utilización del radium para tratar el cáncer en su nueva clínica zaragozana. Este material radiactivo, comprado en 1917, era el primero que llegaba a Aragón, pues por aquel entonces, no disponían del mismo ni en la Facultad de Medicina ni en el Hospital Provincial.
Concretamente, el radium era utilizado para tratar el cáncer de vulva, cuello uterino y endometrio. Su proceder clínico consistía en irradiar el tumor con el fin de detener el crecimiento y reducir su masa, después extirparlo quirúrgicamente para, posteriormente, analizarlo utilizando la pericia adquirida en sus trabajos histológicos.
Dentro del estudio de las patologías femeninas, llegó a declarar: «El estudio del cáncer ha sido una de mis más señaladas inclinaciones. Sobre este asunto he publicado algunos artículos no exentos de originalidad ... me ocupé extensamente de la anatomía patológica de este proceso y de los cambios inducidos por el radium».
Cargos médicos
En 1890 ganó la plaza de director de Trabajos anatómicos de la Facultad de Medicina de Zaragoza.Fue presidente del Colegio de Médicos de Zaragoza entre 1907 y 1911. Al cumplir los 95 años, solicitó su baja en el Colegio de Médicos, siendo nombrado colegiado de honor.
Docencia
En 1895 obtuvo, por oposición, la Cátedra de Histología e Histoquímia normales y Anatomía Patológica de Cádiz, desde donde realizó una gran labor docente e investigadora que se extendió hasta 1899.En 1899 ganó por concurso de méritos la Cátedra de Clínica de Obstetricia y Ginecología, de la Universidad de Zaragoza. El precio por regresar a Zaragoza va a ser, como vemos, el cambio de ocupación; Pedro dejará la docencia de la Anatomía y de la Histología por la de la Ginecología y Obstetricia, que desarrolló hasta su jubilación en 1925.
Investigaciones
En 1902 recibió el Premio de Martínez y Molina, compartido con su hermano Santiago, por un extenso trabajo histológico Sobre los centros cerebrales sensoriales en el hombre y los animales.Pedro estuvo siempre, aún en la distancia, muy cerca de su hermano y que la colaboración científica que mantuvo con él consistió, básicamente, en corroborar todos sus hallazgos en mamíferos inferiores. En sus propias palabras, su misión era«...comprobar en los vertebrados inferiores (batracios, reptiles y aves) los descubrimientos que en constante comunicación me participaba en cartas que parecían, algunas, comunicaciones. Yo le enviaba mis resultados, y a veces ellos le decidían a una acción o le obligaban a desistir de una idea».A su regreso a Zaragoza, aplicó su talento investigador a la histopatología y clínica ginecológicas, dando lugar a no menos de tres docenas de artículos.
Investigación principal
El capítulo más decisivo de sus investigaciónes fue la que dedicó a la patología regional aragonesa. Identificó las fiebres de Malta, describió las formas clínicas hemorrágica y nerviosa de la misma, admitió muy precozmente el contagio interhumano y señaló las posibles falacias de algunas pruebas de laboratorio.
Publicaciones
Sus publicaciones de 1904 y 1914 son fundamentales en la historia de la medicina. Su trabajo sobre variabilidad de la morbosidad en nuestra región que su dilatada experiencia y capacidad había observado a lo largo de medio siglo (desaparición de algunas enfermedades, entre ellas el paludismo, la disminución del asma esencial y de la gota, el aumento del cáncer digestivo, de la litiasis biliar y de la diabetes, las modificaciones comarcales en las cifras de tuberculosis) es una pequeña joya de la bibliografía médica mundial.La clínica moderna.jpg
Divulgación
Dirigió, con Ricardo Royo y Ricardo Lozano, la revista "La clínica moderna".
Academias
Fue miembro de varias instituciones científicas nacionales e internacionales.La Real Academia de Medicina de Zaragoza lo eligió académico en 1893. En 1914 pronunció su discurso de ingreso "Las fiebres de Malta en Aragón", pieza magistral que resumía investigaciones personales fundamentales en la historia de la Medicina. En 1950 fue nombrado su presidente de honor.Fue correspondiente de la Real Academia Nacional de Medicina.
Jubilación
Cuando se jubiló de su Cátedra en el año 1924, sin saber que todavía le quedaba mucho por ver, escribiría: «Me retiro de la palestra orgulloso de haber vivido la esplendida vida de nuestra ciencia. En mis tiempos se han alcanzado los más trascendentales avances. La Patología, que oscilaba lánguidamente del vitalismo al organicismo, sin norte ni medida, se ha consolidado sobre bases lógicas e indestructibles; los incógnitos miasmas se han encarnado en los gérmenes. Una terapéutica racional y científica ha sustituido al empirismo secular; los métodos anatomo-patológicos han creado los fundamentos positivos de las enfermedades».
Reconocimientos honoríficos
  • Fue reacio a distinciones y homenajes. "Los honores que he logrado han sido muy grandes; ser español, ser aragonés ser médico y ser hermano de Santiago".
  • Por sus trabajos de anatomía comparada, fue nombrado, en 1907, presidente de la Sociedad Española de Historia Natural,
  • Recibió altas distinciones de la Academia de Ciencias de Bolonia (1907) y de la Imperial de San Petesburgo (1913)
  • El Ayuntamiento de Zaragoza y Diputación Provincial le concedieron la Medalla de Oro.

Necrológica
El Noticiero de Zaragoza informó de su muerte en los siguientes términos: «En las primeras horas de la mañana del domingo falleció cristianamente el insigne doctor don Pedro Ramón y Cajal, uno de los catedráticos más destacados como pedagogo de nuestra Facultad de Medicina, un investigador enamorado del avance científico, un médico de experiencia extraordinaria, un hábil y expertísimo cirujano y sobre todo un caballero excepcional por su bondad, por su simpatía y por la grandeza de su alma...».
Volver a la página de Inicio
Fuentes
Pedro Ramón y Cajal. Fernando Solsona.serrablo.org
Pedro Ramón y Cajal: médico, histólogo y docente. Juan Andrés de Carlos Segovia y Santiago Ramón y Cajal Agüeras. Patologia.esEditor FRB