servet2.jpg
Miguel Servet
Miguel Servet
, fue teólogo, médico y científico. Para algunos biógrafos nació en Villanueva de Sigena (Huesca), y para otros nació en Tudela (Navarra), en 1511 fue arrestado, acusado de herejía contra el cristianismo, por criticar el dogma de la Santísima Trinidad y quemado en la hoguera en 1553 en Ginebra (Suiza) a los 42 años de edad.
Miguel Servet es uno de los hombres más notables del siglo XVI. Por su conjunción genial de Humanismo, Renacimiento y Reforma y por sus amplios horizontes abarcadores de múltiples saberes, desde el escrutinio de las estrellas hasta los latidos del corazón, todo subsumido en esencialidad religiosa.Servet murió para que la libertad de conciencia se convirtiera en un derecho civil en la sociedad moderna.
Controversia sobre la identidad real de Miguel Servet y el lugar de nacimiento.
Según el Instituto de Estudios Sijenenses “Miguel Servet” , Servet habría nacido en la localidad aragonesa de Villanueva de Sijena, y su nombre sería Miguel Serveto Conesa.Por otra parte Francisco Javier Benjamín González Echeverría, Licenciado en Geografía e Historia y además Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza, y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca, y administrador de una web dedicada a Miguel Servet mantiene que Servet se llamaría Miguel de Villanueva y habría nacido en Tudela (Navarra).
Familia
Su padre Antón Serveto, era noble un infanzón y notario del Monasterio de Sigena, y su madre Catalina Conesa, descendía de la familia judeoconversa de los Zaporta. Tuvo dos hermanos: Pedro, quien continuó con la notaría paterna, y Juan, que fue ordenado sacerdote. No tuvo descendencia.
Formación
Miguel abandonó su pueblo para ampliar estudios en varios lugares de España. Luego estudió derecho en la universidad de Toulouse, medicina en las universidades de París y Montpellier y teología en Leuven. Alrededor de 1540 empezó a mantener correspondencia con el teólogo protestante francés Calvino
Estancia en el extranjero
Mientras cursaba estudios en Barcelona trabó amistad con el confesor de Carlos I fray Juan de Quintana, quien le acogió a su servicio y viajó con él a Roma; en 1530 estuvo presente en la coronación del emperador, Carlos V, celebrada en Bolonia. Seguidamente abandonó a su mentor y se quedó en Europa viajando a diferentes ciudades (Lyon, Ginebra, Basilea), donde polemizó con algunos líderes reformistas. A partir de entonces ya no regresó más a España y desarrolló su actividad profesional principalmente en Francia.
Idiomas
Aparte de varias lenguas vernáculas (castellano, italiano, alemán, francés), Servet dominó desde su juventud el latín, el griego y el hebreo.
Medicina
A partir de 1540, practicó la medicina en Vienne, Francia, donde ejerció como médico personal del arzobispo.
Obras teológicas
Los pensamientos teológicos de Miguel Servet fueron duramente criticados por los católicos y protestantes de su época. La Teología fue la pasión de su vida. Las obras que escribió así lo demuestran:
  • De Trinitatis erroribus (Sobre los errores de la Trinidad) 1531.
  • Dialogi de Trinitate et de iustitia regni Christi (Diálogos sobre la Trinidad y sobre la justicia del reino de Cristo), 1532.
  • In Leonardum Fuchsium Apología (Apología contra el Dr. Fuchs) 1536.
  • Edición crítica de la Biblia según traducción de S. Pagnini,1542,
  • Disceptatio pro astrología (Discurso en defensa de la astrología), 1538.
  • Syruporum universa ratio (Tratado universal de los jarabes); París, 1537.
  • Christianismi restitutio; 1553. Incluye las Treinta cartas a Calvino, el Tratado del Anticristo, y la Apología contra Melanchton.
En su primera obra, Servet argumentó que el dogma de la Trinidad carece de base bíblica, porque no se halla en las Escrituras, sino que es fruto posterior de elucubraciones filosóficas. Basándose en abundantes citas de la Biblia, Servet concluyó que Jesús era hombre en tanto que nacido de mujer, por más que su nacimiento fuese milagroso. Mantuvo que el Espíritu Santo no sería una tercera persona trinitaria, sino la fuerza o manifestación del espíritu de Dios tal como actúa en el mundo a través de los hombres.
Clandestinidad
Los libros escritos por Servet le generaron gran enemistad y para evitar las persecuciones de la Inquisición tuvo que refugiarse en la clandestinidad donde según algunos biógrafos adoptó el nombre Michel de Villeneuve, supuestamente originario de Tudela de Navarra.Se fue a vivir a Lyon y allí fue la etapa más feliz de su vida porque conoció al médico Symphorien Champier, quien le animó a volver a París para estudiar Medicina.En París estudió junto a los grandes médicos de la época. Sin embargo, pronto se encontró en dificultades, al dictar un curso de Astrología, en el que defendía la influencia de las estrellas en los eventos futuros (astrología judiciaria), lo cual, junto con un opúsculo en el que describía el uso de jarabes para administrar los remedios de la época, le enfrentó con la comunidad universitaria.
La Reforma
Servet participó de varias inspiraciones características de la Reforma, pero con geniales muestras de originalidad. Operó en la base de su convicción, a la vez experimental y teórica, de la corrupción del cristianismo oficial, debida según él, no sólo a la general aquiescencia en los vicios personales y colectivos, sino a la «caída de la Iglesia» desde tiempos de Constantino por la unión del genuino espíritu cristiano con la fuerza del poderío material de los Estados y del dinero; por la preeminencia de la actitud autoritaria, sobre la guía y el mero consejo, en la conducta secular y persistente de la jerarquía burocratizada; por el ejercicio de un culto paganizante, ostentoso y sin margen para la interioridad.Para Servet los textos bíblicos nunca podían tener sentido profético; no hay profecías, y las tenidas por tales son meras adaptaciones a hechos a posteriori basadas en meras analogías, en cuya aplicación toda cautela será poca.
Hereje
Por todas esas ideas Servet fue perseguido y condenado por hereje, y lo era. Acaso el máximo hereje de todos los tiempos. Pero sus críticas, similares —y menos ácidas— a las de sus contemporáneos, y sus reinterpretaciones trinitarias, fueron sólo un pretexto para eliminarlo, porque sabían que lo hondo de su proyecto, esencialmente utópico, era una llamada a vivir el cristianismo en igualdad y pureza radicales.En su libro Restitución del cristianismo, hay muchas sugerencias convincentes, a pesar de sus herejías, Servet fue un auténtico místico que confesó haber experimentado esa divinización o transformación de su ser que él describe y a la que llama e invita a todo cristiano.Precisamente, el hecho de describir la circulación de la sangre, hablando del Espíritu Santo, es una ilustración más de su misma convicción más plenaria: en cuanto principio de dinamismo universal abarca Dios y llena hasta los más recónditos meandros del cuerpo humano.Su humanismo y optimismo renacentistas culminaban así. Por eso, su ejecución en aras de la ortodoxia, «en el nombre de Dios», significó el máximo contrasentido de ese mismo cristianismo oficial.
Christianismi RestitutioObras completas de Servet.jpg
Su libro, Restitución del Cristianismo, fue de carácter fundamentalmente teológico. El concepto de cristianismo ahí expuesto es cercano al panteísmo. Cristo está en todas las cosas. El mundo está lleno con él. Se mostraba también contrario al bautismo de los niños, puesto que el bautismo debe ser un acto maduro y consciente de discipulado cristiano.
Curiosamente el libro pasaría a la posteridad por contener la primera exposición de la función de la circulación pulmonar o menor: según Servet, La sangre es transmitida por la arteria pulmonar a la vena pulmonar por un paso prolongado a través de los pulmones, en cuyo curso se torna de color rojo y se libera de los vapores fuliginosos por el acto de la respiración.Gracias a la sangre, el alma podía estar diseminada por todo el cuerpo, pudiendo asumir así el hombre su condición divina. Por tanto, los descubrimientos relativos a la circulación de la sangre tenían un impulso más religioso que científico. De ahí que la descripción de la circulación pulmonar esté dentro de una obra de teología y no de una de fisiología. Este libro fue publicado anónimamente a principios de 1553, creando de nuevo un gran escándalo. La Inquisición de Lyon actuó y Servet fue detenido, interrogado y encarcelado en Vienne, cuando se supo que él era el autor de libro; sin embargo, logró evadirse y fue sentenciado a muerte in absentia, siendo quemado en efigie.
Juicio en Ginebra y muerte
Servet fue luego detenido en Ginebra (Suiza), en 1553 y juzgado por herejía. Durante el juicio, sostuvo diversos debates de carácter teológico. Servet escribió una última alegación en la que culpaba a Calvino de hacer acusaciones falsas de herejía contra él y solicitaba que también fuese detenido e interrogado como él, y concluye: "Estaré contento de morir si no le convenzo tanto de esto como de otras cosas de que le acuso más abajo. Os pido Justicia, Señores, Justicia, Justicia, Justicia."La sentencia dictada en su contra por el Consejo (Petit Conseil) de Ginebra dice:
Contra Miguel Servet porque su libro llama a la Trinidad demonio y monstruo de tres cabezas; porque contraría a las Escrituras decir que Jesucristo es un hijo de David; y por decir que el bautismo de los pequeños infantes es una obra de la brujería, y por muchos otros puntos y artículos y execrables blasfemias con las que el libro está así dirigido contra Dios y la sagrada doctrina evangélica, para seducir y defraudar a los pobres ignorantes.Por estas y otras razones te condenamos, M. Servet, a que te aten y lleven al lugar de Champel, que allí te sujeten a una estaca y te quemen vivo, junto a tu libro manuscrito e impreso, hasta que tu cuerpo quede reducido a cenizas, y así termines tus días para que quedes como ejemplo para otros que quieran cometer lo mismo.
El día de su ejecución pusieron sobre su cabeza una corona de pámpanos salpicada de azufre y a sus pies un ejemplar de su obra "La restitución del cristianismo". Tuvo una larga agonía y sus inquisidores calvinistas esparcieron al viento sus cenizas sobre la ribera del lago Leman. En aquel lugar, conocido como "Campo del Verdugo" puede contemplarse hoy día un monolito levantado por los habitantes de la ciudad en señal de desagravio.
Consecuencias de la ejecución de Servet
Independientemente de la importancia de sus descubrimientos fisiológicos o de su labor como polemista religioso, los sucesos que acarrearon el juicio y muerte de Miguel Servet se han considerado como punto de arranque de la discusión que condujo al reconocimiento de la libertad de pensamiento y de expresión de las ideas.Las Iglesias Unitarias, surgidas de los movimientos antitrinitarios del siglo XVI y posteriores, consideran a Servet su pionero y primer mártir. La ejecución de Servet escandalizó a muchos pensadores de toda Europa, principalmente en el ámbito protestante, que se oponían a que se matara a las personas por razones de fe.Desde mediados del siglo XIX y principios del XX, Servet comenzó a ser reivindicado por partidarios del libre pensamiento, que veían en su ejecución una prueba de los peligros que conlleva el fanatismo religioso.Reconocimientos en recuerdo de Miguel Servet
Servet.jpg
Monumento expiatorio que los calvinistas de Ginebra erigieron en Champel a Servet en 1903

  • En su villa natal Villanueva de Sigena hay una estatua que le representa y un centro de estudios dedicado a Miguel Servet.
  • El Hospital Universitario de Zaragoza lleva el nombre de Miguel Servet.
  • En numerosas ciudades españolas hay calles dedicadas a Miguel Servet.
  • En Ginebra (Suiza) existe una calle con su nombre, Michel Servet, y un monumento conmemorativo cercano al lugar donde fue quemado, erigido en 1903. En 2011 fue inaugurada una estatua con la efigie de Servet
  • En Vienne en el departamento de Isère, donde Servet vivió hay una escuela pública que lleva su nombre, y también un monumento en su honor.
  • En París, en la Plaza del aspirante Dunand, hay una estatua de mármol que le representa encadenado a la hoguera.
  • En Annemasse hay una estatua de Michel Servet en la plaza de la alcaldía, réplica de una obra anterior, destruida por el ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial.
  • En Lille hay un liceo profesional que lleva su nombre.
  • En Venezuela en la ciudad de Maracaibo existe un colegio con su nombre.
  • En Estados Unidos Una iglesia unitaria universalista incluye a Servet en su nombre: la Michael Servetus Unitarian Society, en una localidad a las afueras de Minneapolis, en Minnesota.

Bibliografía
  • Teatro: La sangre y la ceniza (1967), de Alfonso Sastre.
  • Cine: Passion et mort de Michel Servet (Pasión y muerte de Miguel Servet). Dirigida por Claude Goretta, 1975.
  • Televisión: Miguel Servet, la sangre y la ceniza. Serie para Televisión Española. Dirigida porJosé María Forqué, 1988.
  • Ópera: Le procès de Michel Servet (El proceso de Miguel Servet). Compuesta por la cantante y compositora australiana Shauna Beesley y el libretista suizo Jean-Claude Humbert.
  • Ensayo histórico: Castellio contra Calvino (1936), reflexión filosófica de Stefan Zweig.Volver a la página de Inicio

Fuentes
Para elaborar esta biografía se han tenido en cuenta los contenidos de varias reseñas biográfica que existen en Internet dedicadas a Miguel Servet, algunas de ellas muy amplias y en algunos aspectos divergentes unas de otras.Editor: FRB