Mariano Nipho y Cagigal, popularmente conocido como Nipho, periodista. Nació en Alcañiz (Teruel) en 1719 y murió en Madrid en 1803, a los 84 años de edad.Historiador, ensayista, poeta, dramaturgo, encontró su principal acomodo profesional en el ámbito de la prensa como fundador y redactor de varios periódicos por medio de los cuales participó en las contiendas políticas, culturales y literarias de la época histórica que le tocó vivir.Está considerado como uno de los mejores periodistas españoles de todos los tiempos. Nipho dejó varias ideas acerca de su forma de entender el periodismo: según él, debía de contener tres notas fundamentales: variedad, exactitud y celeridad.
Familia
Su padre provenía de Nápoles y llegó a ser gobernador de Maellas. Su madre era navarra. Desde niño residió en Madrid. Se casó con María Pintor, que acabaron separados después de haber tenido un hijo y una hija.
Principios
Nipho unió la idea de la modernidad con la tradición espiritual española. Fundó un número considerable de periódicos que dirigió bajo diferentes seudónimos: “Mariano de la Diga”, “Manuel Ruiz de Uribe”... Nipho resaltó la faceta artística y de responsabilidad social de la profesión periodística. Decía que el periodismo era “un oficio penoso y poco lucrativo”, pero afirmaba que la verdadera tarea del periodismo es “educar y moralizar”.Sus periódicos, más que noticiosos fueron críticos y eruditos, pero siempre buscando cauces divulgadores, intentando conectar con lectores poco cultos.Con un criterio castizo, tradicional y cristiano, pretendió transmitir los nuevos saberes de la minoría ilustrada al resto del país, a pesar de que el racionalismo de la época chocaba con sus ideas religiosas.Nipho provocó una evolución en el periodismo: prensa diaria, prensa política, prensa moralizadora y de costumbres, además de perfeccionarse los conocidos periódicos literario-eruditos. Junto a la prensa diaria, trajo consigo el establecimiento de la suscripción y de la información comercial o publicidad. También la venta de periódicos en la vía pública del modo que hoy concebimos.
La Ilustración
Las circunstancias del siglo XVIII tuvieron gran influencia en Nipho. Era una época donde estaban triunfando las ideas ilustradas, base del liberalismo del siguiente siglo. Los ilustrados tuvieron gran afán de reforma y fueron apoyados por la monarquía.Poseían un espíritu emprendedor. Sin embargo, los ilustrados no tuvieron en cuenta que sus medidas reformistas podían no coincidir con los auténticos deseos del país. Ciertos sectores tradicionalistas se opusieron y las transformaciones se desarrollaron con lentitud.Los problemas de la España del momento (pobreza, escasa movilidad social, sociedad estamentaria) hicieron que el rey Carlos III junto con políticos e intelectuales decidiera llevar a cabo una serie de mejoras. Se intentó al mismo tiempo reducir el poder de la nobleza apoyándose en la burguesía. Por esto, las reformas no llegaron por la vía revolucionaria.La Ilustración tenía una serie de postulados básicos: deísmo (reducir los principios religiosos a la razón), naturalismo (la naturaleza es lo único real) y la fe en la potencia de la razón humana.Estos principios generales no se pudieron aplicar en España, ya que en nuestro país primaba una educación bajo la doctrina católica.
Labor periodística
Nipho llegó a fundar y subvencionar más de veinte periódicos de signo y presupuestos distintos.
nipho_diario-noticioso-curioso-erudito.jpg
El más importante de ellos fue el, Diario noticioso, curioso-erudito y comercial, público y económico (1758) que fue la primera publicación de carácter diario de la historia del periodismo español. Moralizador y utilitarista combinó información, erudición y publicidad intentando afianzar el periodismo diario.Diario Noticioso fue junto con El Censor y El Pensador, uno de los tres periódicos más importantes de la segunda mitad del siglo XVIII en España.En 1759 Nipho se desprendió de su parte de esta empresa, y se la vendió a su socio, Juan Antonio Lozano, que siguió publicando el periódico hasta su muerte en 1780. En 1786, Jacques Thevin le cambió el nombre por Diario de Madrid.En 1760 fundó el Caxón de Sastre, que tras el Diario de los literatos y Mercurio Literario, enriqueció el periodismo literario del siglo XVIII. Era semanal y casi una antología divulgadora de clásicos y modernos.Estafeta de Londres (1762), siguió una línea política y se valió del recurso de las cartas escritas desde Inglaterra para informar de las prácticas y costumbres de aquel país a fin de reformar las propias.En el Diario extranjero (1763) se divulgaron noticias literarias europeas.Correo General de Europa (1763) fue semanal. Se trataba de un propósito ilustrado que se expresaría en cartas sobre agricultura, industria, comercio, educación, política y cultura.El Correo General de España (1770) estuvo protegido por el Estado e intentaba combatir la pereza e ignorancia española ejemplificando en las actitudes europeas.El murmurador imparcial (1761) tuvo un carácter humorístico, como el posterior Bufón de la Corte (1767).Nipho quizá fuera también el creador del famoso Correo de Madrid o de los ciegos (1786), cuya redacción corría casi totalmente a su cargo.
Una figura en perspectiva.
La vida y obra de Nipho deja en evidencia su carácter inconstante, que se tradujo en el abandono prematuro que hizo de varias de sus publicaciones por uno u otro motivo.Sin embargo, merece elogio su espíritu innovador y su afán de superación, producto de su propia personalidad, amor al periodismo y la época que le tocó vivir.Podemos encontrar en sus escritos manifestaciones de un profundo espíritu crítico. Fue pesimista debido a la descristianización y la desmoralización que atravesaba la sociedad española. Esa concepción pesimista fue la que generó su afán de arreglar y de mejorar.Demostró que el periodismo para él era un arte de una gran responsabilidad social, aunque encontró en él pocas compensaciones como profesión retribuida.
Volver a la página de InicioFuentes
Mariano Nipho L. M Enciso Recio. Canalsocial.net
Mariano Nipho. Gran Enciclopedia Aragonesa.
Mariano Nipho . Emilio Palacios Fernández. fuesp.com
Editor: FRB