Marcelino de Unceta.jpg
Marcelino de Unceta
Marcelino de Unceta y López
, pintor, ilustrador y cartelista. Nació en Zaragoza en 1835 y murió en Madrid en 1905 a los 69 años de edad.
Marcelino de Unceta fue uno de los pintores de mayor popularidad en Zaragoza, del siglo XIX, por la orientación y estilo de su arte, dedicado a las ilustraciones para publicaciones de gran tirada nacional o local, por los carteles taurinos -de los que fue uno de los creadores-, y sobre todo por sus numerosas pinturas e ilustraciones de temas históricos y militares.
Familia
Procedía de una familia con antecedentes militares, él mismo pretendió ingresar en la Academia de Artillería
Formación
En 1850 inició sus estudios artísticos en la Escuela de Bellas Artes de San Luis de Zaragoza y los terminó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, con José y Federico de Madrazo y Carlos Luis de Ribera.
Docencia
En 1866 regresó a Zaragoza, donde impartió clases de dibujo en el Ateneo
Estilo
Su obra, es de estilo minucioso, agradable colorido y apretado dibujo, destaca por la afinada capacidad de observación, manifestando una especial querencia por la representación de los caballos, cuya anatomía y pasos dominaba con pericia, convirtiéndolos siempre en protagonista de las composiciones con figuras militares, o en escenas de marchas, revistas de tropas, al galope en cargas, descansando sin monturas junto a los soldados, o al tranco, como los de los picadores dirigiéndose a los ruedos.
Ilustrador
Inició su actividad profesional trabajando como ilustrador en publicaciones periódicas. Destacó con la colaboración del taller de litografía de su amigo oscense, Eduardo Portabella que tenía en Zaragoza.
Carteles taurinos
En 1879 creó el que es considerado el primer cartel de toros. La calidad en la representación de caballos y toros le hizo cobrar fama.
Batalla de Castellote de Marcelino Unceta.jpg
Batalla de Castellote de Marcelino Unceta

Pintor
Como pintor fue un hábil pintor de costumbres militares y temas históricos, abundando en desfiles, maniobras y batallas con dibujo esmerado y factura realista.En esa línea de temas históricos, pueden ser ejemplificados con la serie de episodios que hizo de los Sitios de Zaragoza, de tipo costumbrista, o con aquellos que se decantan más por el carácter romántico, como en “El suspiro del moro”, que se encuentra actualmente en el museo de Zaragoza.Realizó importantes encargos, para la basílica del Pilar y para el Teatro Municipal, entre otros.
Estancia en Madrid
En 1886, se trasladó a Madrid donde fijó la residencia definitiva hasta su muerte en 1905. Allí realizó un retrato de Alfonso XII, y siguió su colaboración para las revistas La Ilustración Artística o Blanco y Negro, y diseñó al menos veintidós grandes carteles de toros para las plazas de Zaragoza, Pamplona, Granada, Madrid, San Sebastián y Bilbao.
Relevancia
Destacó por diseñar en 1877 el telón de boca del Teatro Principal de Zaragoza que aún se puede contemplar en la actualidad en su emplazamiento original. En él figura una alegoría de las musas de la dramaturgia, a las que une la representación de conocidos autores y actores españoles de relevancia.En 1864 el Estado adquirió “Un marroquí llevando un caballo”. Como ilustrador, destacan las litografías que realizó para Historia de la villa y corte de Madrid, de Amador y Rada y Mis memorias íntimas, del general Córdova.Hoy en día su obra está muy diseminada en colecciones particulares y es habitual en las mejores salas de subastas del mundo.
Exposiciones
Participó en diversas ediciones de las Exposiciones Nacionales.
Reconocimientos honoríficos
En Zaragoza hay una calle rotulada con su nombre
Volver a la página de Inicio

Fuentes
Esta biografía se ha confeccionado a partir de las reseñas biográficas que existen del personaje en Internet.
Editor: FRB