Vicente_López_Portaña_-_el_pintor_Francisco_de_Goya.jpg
Retrato de Francisco de Goya ubicado en el Museo del Prado.
Francisco de Goya y Lucientes, pintor y grabador. Nació en Fuendetodos (Zaragoza) en 1746 y murió exiliado en Burdeos (Francia) en 1828 a los 82 años de edad.
Goya fue el artista europeo más importante de su tiempo y el que ejerció mayor influencia en la evolución posterior de la pintura, ya que sus últimas obras se consideran precursoras del impresionismo.
Estilo
Su arte estuvo en permanente evolución con un paulatino progreso en la técnica, búsqueda de nuevas formas expresivas y continua corrección y profundización.El arte de Goya se nos presenta lleno de contrastes: representaciones de fiestas alegres que exaltan la vida al lado de sucesos dramáticos y de muerte; escenas de niños que juegan felices y otras misteriosas y alucinantes de brujas participando en aquelarres; retratos de la nobleza pero también de los ilustrados y de los "majos" y las "majas" que simbolizan lo popular.Pintó lo bello con exquisita delicadeza, pero también supo reflejar lo feo, lo terrible, lo monstruoso.En el estilo goyesco el dibujo pierde importancia frente al color, a la inspiración y al movimiento. Fue pintor esencialmente colorista: la esencia de la pintura, para él fue el color.Utilizó principalmente la técnica del óleo que aplicó sobre los más diversos materiales (lienzo, tabla, pared, etc.) pero también realizó frescos, litografías, aguafuertes, etc.
Familia
Nació en el seno de una familia de artesanos de cierto prestigio de Zaragoza. Su padre y hermano mayor eran maestros doradores, que contribuyeron a la formación artística de Francisco.El año de su nacimiento la familia se habían trasladado a Fuendetodos, en tanto se rehabilitaba la casa donde vivían, porque la familia de su madre residía en ese pequeño pueblo aragonés. Al año siguiente volvieron a Zaragoza. Su hermano Tomás, que siguió el oficio del padre, instaló en Fuendetodos su taller en 1789.Estuvo casado con Josefa Bayeu, hermana del pintor Francisco Bayeu y Subías. Tuvieron seis hijo pero solo Javier Goya llegó vivo a la edad adulta que le dio un nieto llamado Mariano Goya. Tras enviudar, en 1812 Goya entabló relación con Leocadia Weiss, separada de su marido —Isidoro Weiss—, con la que convivió hasta su muerte, y de la que pudo tener descendencia en Rosario Weiss, aunque la paternidad de Goya no ha sido dilucidada.
Formación
Goya realizó sus primeros estudios en el Colegio de las Escuelas Pías de Zaragoza e ingresó con 13 años en la Academia de Dibujo de Zaragoza, dirigida por José Luzán. De su actividad durante el aprendizaje con Luzán, que se prolongaría hasta los 17 años , se sabe poco.Sin embargo, se le han atribuido a esta etapa algunos cuadros de temas religiosos que acusan el estilo barroco tardío napolitano de Luzán. No fue un artista precoz. Su estilo se fue formando y evolucionando lentamente bajo la influencia de los acontecimientos que le tocaron vivir y que le afectaron profundamente.
Viaje a Italia
Tras dos intentos frustrados de obtener una beca para ir a Italia, Goya, con sus propios recursos, partió en 1970, a los 24 años, hacia Roma,Venecia, Bolonia y otras ciudades italianas, donde estudió la obra de los grandes pintores italianos de la época. Allí tomó contacto con el incipiente neoclasicismo.Acerca de su recorrido y actividades durante este viaje de estudios existe un valioso documento, un álbum de apuntes denominado Cuaderno italiano, con bocetos y anotaciones conservados en su mayor parte en el Museo del Prado.
Pinturas en Zaragoza
En 1771, Goya regresó a Zaragoza, para realizar un encargo de la Junta de Fábrica del Pilar de realizar una pintura mural para la bóveda del coreto de la capilla de la Virgen del Pilar.En estos años la actividad de Goya fue intensa. Decoró con un gran fresco que terminó en 1772, La adoración del nombre de Dios, la bóveda del coreto de la Basílica del Pilar. Después realizó las pinturas murales de la capilla del palacio de los condes de Sobradiel.Pero el mayor trabajo lo constituye el conjunto de pinturas de la iglesia de la Cartuja del Aula Dei de Zaragoza, un monasterio situado a las afueras de la ciudad.Su estancia en Zaragoza culminó en 1775. A partir de entonces Goya sería ya el pintor aragonés más valorado.
Pintor de cartones para tapices
El_baile_de_San_Antonio_de_la_Florida.jpg
El baile de San Antonio de la Florida. Francisco de Goya.

En 1775 Goya fue llamado por el Pintor de Cámara de Carlos III, Anton Raphael Mengs a la Corte en Madrid, para trabajar como pintor de cartones para tapices.La confección de tapices para las dependencias de la realeza española había sido un empeño de los Borbones que se ajustaba al espíritu de la Ilustración, pues se trataba de una empresa que fomentaba la industria de calidad.Para llegar al tapiz tenía que elaborarse un modelo previo en cartón, que servía de base en el telar y que reproducía un lienzo de alguno de los pintores que elaboraban bocetos y cuadros para tal fin. Todos ellos bajo la dirección de Francisco Bayeu y de Mengs.Goya pintó 63 cartones para tapices de la Real Fábrica de Santa Bárbara, en su mayor parte con escenas idílicas y de la vida diaria, plasmadas con colores claros y vivos e impregnadas de alegría y romanticismo. En esta tarea estuvo dedicado unos 15 años.
Retratista
Manuel_Godoy_by_Goya.jpg
Manuel Godoy pintado por Goya.

Simultáneamente a su trabajo con los tapices en la década de 1780 entró en contacto con la alta sociedad madrileña, que solicitaba ser inmortalizada por sus pinceles, convirtiéndose en su retratista de moda.Fue decisiva para la introducción de Goya en la élite de la cultura española su amistad con Melchor de Jovellanos y Juan Ceán Bermúdez, historiador del arte. Gracias a ello recibió numerosos encargos, como los del Banco de San Carlos y del Colegio de Calatrava de Salamanca.Por otro lado, el ascenso del conde de Floridablanca a la cúspide de la gobernación de España y la buena opinión que tenía de la pintura de Goya, le proporcionó algunos de sus más importantes encargos.Sin embargo, quizá el más decidido apoyo de Goya fue el de los Duques de Osuna en especial el de la duquesa María Josefa Pimentel, una mujer culta y activa en los círculos ilustrados madrileños.También retrató a Manuel Godoy, el hombre más poderoso de España tras el rey en esos años. En 1801 lo pintó en campaña como Generalísimo del ejército y «Príncipe de la paz», pomposos títulos otorgados a resultas de su actuación en la guerra contra Francia.Todo tipo de personas adineradas querían que Goya les retratase: actores, cantantes y toreros; burgueses y aristócratas.
Pintor de Cámara
La_familia_de_Carlos_IV.jpg
La Familia de Carlos IV. Francisco de Goya.

En 1789, a sus 43 años y tras subir al trono Carlos IV, fue nombrado Pintor de Cámara y así pudo hacer para el soberano el famoso retrato La familia de Carlos IV, que se considera una de sus obras maestras. Es un retrato oficial, formal en apariencia, pero en el que el autor se permite cierta ironía al plasmar a los personajes con un realismo crítico. Con este empleo obtenía unas buenas rentas que le permitían darse el lujo de comprarse coche y sus tan deseados «campicos».
Las majas
Maja_desnuda_(museo_del_Prado).jpg
La maja desnuda, Francisco de Goya.Museo del Prado.

El cuadro más famoso de Goya es La maja desnuda, obra de encargo pintada entre 1790 y 1800, formó con el tiempo pareja con el cuadro La maja vestida, datada entre 1802 y 1805, probablemente a requerimiento de Manuel Godoy. La primacía temporal de La maja desnuda indica que en el momento de ser pintado, el cuadro no estaba pensado para formar pareja.Gran parte de la fama de estas obras se debe a la polémica que siempre han suscitado, tanto respecto de a quién se debió su encargo inicial como a la personalidad de la retratada.En ambas pinturas se retrata de cuerpo entero a una misma hermosa mujer recostada plácidamente en un lecho y mirando directamente al observador. No se trata de un desnudo mitológico, sino de una mujer real, contemporánea a Goya, e incluso en su época se le llamó «la Gitana». Se representa en La maja desnuda un cuerpo concreto inspirado, tal vez, en el de la Duquesa de Alba.Rasgos como la esbelta cintura y los pechos separados coinciden con su apariencia física. Sin embargo el rostro es una idealización, casi un bosquejo que no representa el rostro de ninguna mujer conocida de la época. En todo caso, se ha sugerido que este retrato podría haber sido el de la amante de Godoy, Pepita Tudó.
Enfermedad
La crisis más grave de su vida la tuvo en otoño de 1792, a los 46 años. Porque estuvo dos meses encamado con «dolores cólicos», peligrosa enfermedad muy difundida en la capital por entonces, a resultas de la frecuente contaminación metálica en la preparación de la comida y la ingestión del plomo usado en los barnices de la cerámica y las soldaduras de las cacerolas.Esta enfermedad le provocó una sordera total y le impidió seguir pintando para la decoración de los palacios reales.Goya se introdujo en los círculos aristocráticos, tratando de conjugar el Rococó de Tiépolo y el Neoclasicismo de Mengs para alcanzar el estilo apropiado para unos cuadros destinados a la decoración de las estancias reales, donde primaba el buen gusto y la observación de las costumbres españolas; todo ello, además, dotando a la escena de encanto no exento de variedad en la unidad. En 1794 publicó una serie de aguafuertes, “Los caprichos”.
Guerra de la Independencia
El_Tres_de_Mayo,_by_Francisco_de_Goya,_from_Prado_thin_black_margin.jpg
Fusilamientos del Tres de Mayo. Francisco de Goya.

En 1808, la invasión de España por las tropas napoleónicas colocó al artista en una situación delicada, ya que mantuvo su puesto de pintor de corte con José Bonaparte.El periodo que media entre 1808 y 1814 estuvo presidido por acontecimientos turbulentos para la historia de España, pues a partir del motín de Aranjuez Carlos IV se ve obligado a abdicar y Godoy a abandonar el poder. Tras el levantamiento del Dos de Mayo dio comienzo la llamada Guerra de la Independencia.La Guerra de la Independencia supuso un momento en que el arte tuvo que ponerse al servicio de la patria.Salieron alegorías patrióticas del taller de Goya; lo llamó Palafox a Zaragoza para representar las hazañas del primer sitio; y en los últimos meses de la guerra, en 1814, pidió permiso a la Regencia para celebrar los hechos heroicos del 2 y del 3 de mayo de 1808 en grandes lienzosPese a todo, no se privó de plasmar los horrores de la guerra en 66 grabados de Los desastres de la guerra (1810-1814), donde dio testimonio de las atrocidades cometidas por los dos bandos y acentuó visualmente la crueldad de la guerra como protesta contra ella lanzada a la posteridad desde la impotencia.

La Restauración (1815–1819)
GAOYA FERNANDO (1).jpg
Retrato de Fernando VII

El periodo de la Restauración absolutista de Fernando VII supuso la persecución de liberales y afrancesados, entre los que Goya tenía sus principales amistades como Juan Meléndez Valdés o Leandro Fernández de Moratín que se vieron obligados a exiliarse en Francia ante la represión.El propio Goya pasó por una difícil situación, por haber servido a José I, por el círculo de ilustrados entre los que se movía y por el proceso que la Inquisición inició contra él en marzo de 1815 a cuenta de La maja desnuda, que consideraba «obscena», del que el pintor se vio finalmente absuelto.Fernando VII le exigió a Goya que le hiciese un retrato y así se congració con el mismo.
La Quinta del Sordo
En 1819 compró la finca de La Quinta del Sordo y la reformó añadiendo una noria, viñedos y una empalizada. La finca estaba situada en la orilla del río Manzanares, cerca del puente de Segovia y camino hacia la pradera de San Isidro, Goya la compró con el deseo de vivir allí con Leocadia Weiss a salvo de rumores, pues esta estaba casada con Isidoro Weiss. Era la mujer con la que convivía y quizá tuvo de ella una hija pequeña, Rosarito Weiss.En 1823, año en que Goya marcha a Burdeos cedió la finca a su nieto Mariano. En 1830 Mariano de Goya transfirió la finca a su padre, Javier de Goya.

El Trienio Liberal y las Pinturas negras (1820–1824)
Goya_Dog.jpg
Perro semihundido. Francisco de Goya

Con el nombre de Pinturas negras se conoce la serie de catorce obras murales que pintó Goya entre 1819 y 1823 con la técnica de óleo al seco sobre la superficie de revoco de la pared de su finca campera la Quinta del Sordo.Estos cuadros suponen, posiblemente, la obra cumbre de Goya, tanto por su modernidad como por la fuerza de su expresión. El cuadro Perro semihundido se acerca incluso a la abstracción; muchas otras son precursoras del expresionismo pictórico y otras vanguardias del siglo XX.Hay consenso entre la crítica especializada en proponer causas psicológicas y sociales para la realización de las Pinturas negras. Entre las primeras estarían la conciencia de decadencia física del pintor, más acentuada si cabe a partir de la convivencia con una mujer mucho más joven, Leocadia Weiss, y sobre todo las consecuencias de la grave enfermedad de 1819, que postró a Goya en un estado de debilidad y cercanía a la muerte que refleja el cromatismo y el asunto de estas obras
Exilio de Goya en Burdeos (Francia) (1824–1828)
La lechera de Burdeos.jpg
La Lechera de Burdeos. Francisco de Goya.

En mayo de 1823, las tropas del duque de Angulema toman Madrid con objeto de restaurar la monarquía absoluta de Fernando VII y se produce una inmediata represión de los liberales que habían apoyado la constitución de 1812, vigente de nuevo durante el Trienio Liberal.Goya temió los efectos de esta persecución (consta que Leocadia Weiss, su compañera, también) y marchó a refugiarse a casa de un amigo canónigo, José Duaso y Latre.En 1824 marchó exiliado a Burdeos, donde residió hasta su muerte sin dejar de cultivar la pintura y el grabado. La lechera de Burdeos y algunos retratos ilustran la evolución del genio hacia una concepción de los valores plásticos que anuncia el impresionismo.
Academia de San Fernando
Cristo_en_la_cruz_(Goya).jpg
Cristo crucificado. Francisco de Goya.

Su ascenso social y profesional fue notable a lo largo de su vida y así, en 1780, fue nombrado académico de mérito de la Academia de San Fernando. Con motivo de este acontecimiento pintó un Cristo crucificado de factura ecléctica donde muestra su dominio de la anatomía, la luz dramática y los medios tonos, en un homenaje que recuerda tanto al Cristo de Mengs, como al de Velázquez.En 1785 fue nombrado Teniente Director de Pintura de la Academia de San Fernando.En 1792 presentó un discurso en la Academia donde expresó sus ideas respecto a la creación artística, que se alejaba de los supuestos idealistas y de las preceptivas neoclásicas vigentes en la época de Mengs para afirmar la necesidad de libertad del pintor, que no debe estar sujeta a estrechas reglas. Fue toda una declaración de principios a favor de la originalidad, de dar curso libre a la invención y un alegato de carácter decididamente prerromántico.En 1795 obtuvo de la Academia de Bellas Artes la plaza de Director de Pintura, vacante tras la muerte de Bayeu en ese año.En 1797 alegando problemas de salud, dimitió de sus obligaciones académicas como maestro de pintura en la Real Academia de Bellas Artes pero consiguió ser nombrado Académico de Honor
Muerte y restos de Goya
En marzo de 1828, con 82 años, su estado de salud era muy delicado, como consecuencia del proceso tumoral que se le había diagnosticado tiempo atrás, murió el 16 de abril de 1828, acompañado en ese momento por sus deudos y por sus amigos Antonio Brugada y José Pío de Molina.Tras un prolongado olvido, en 1869 se efectuaron desde España distintas gestiones para trasladarle a Zaragoza o a Madrid, lo que no era posible legalmente hasta pasados cincuenta años. En 1899 por fin se exhumaron sus restos y llegaron finalmente a Madrid. Depositados provisionalmente en la cripta de la Colegiata de San Isidro, pasan en 1900 a una tumba colectiva de «hombres ilustres» en la Sacramental de San Isidro y finalmente, en 1919, a la ermita de San Antonio de la Florida, al pie de la cúpula que el aragonés pintara un siglo atrás, donde desde entonces permanecen.
Volver a la página de Inicio
Fuentes
Para la realización de esta reseña biográfica se ha consultado a varias biografías del artista que hay en la Red.
Editor: FRB