Azara_Félix_de_1746-1821.jpg
Retrato de Félix de Azara pintado por Francisco de Goya en 1805. Con uniforme militar, el manuscrito en la mano y los libros, denotan sus logros intelectuales, las estanterías con animales embalsamados su faceta de naturalista. Commons
Félix Francisco José Pedro de Azara y Perera
conocido como Félix de Azara fue un personaje muy polifacético que destacó en muchas áreas del conocimiento científico. Nació en Barbuñales (Huesca) en 1742 y murió en el mismo logar de su nacimiento en 1821 a los 79 años de edad.
Fue un militar, naturalista y geógrafo que llevó a cabo importantes estudios sobre geografía e historia natural del Río de la Plata y Paraguay .
Familia
Era hijo de Alejandro de Azara y Loscertales, señor de Lizana, y de María de Perera. Sus hermanos fueron también pesonajes destacados: Eustaquio, obispo de Barcelona; José Nicolás, diplomático y uno de los ilustrados españoles más distinguidos; Mateo, auditor de la Audiencia de Barcelona; y Lorenzo profesor de la Universidad de Huesca y deán de su Cabildo Catedralicio. Fue con José Nicolás de Azara, con quien más estuvo relacionado cuando éste estaba de embajador en París, actividad desde la que desarrolló un importante papel en la preparación de la expulsión de los jesuitas y en las complicadas relaciones diplomáticas entre España y la Francia revolucionaria. No tuvo descendencia.
Formación
Comenzó sus estudios en la Universidad de Huesca para pasar luego a la carrera militar en el "Colegio de Artillería" de Segovia. En 1761 se trasladó a Barcelona donde se formó en matemáticas, especialmente en Topografía".
Trayectoria militar
En 1767 fue ascendido a subteniente de infantería e ingeniero topógrafo de los ejércitos nacionales, plazas y fronteras. A partir de 1768 participó en una serie de trabajos como topógrafo en Barcelona y en las obras de levantamiento de fortalezas y puestos militares. Al año siguiente colaboró en las obras del cauce de los ríos Henares y Jarama y en la reconstrucción de las fortalezas de Mallorca. Más tarde participó en la expedición a Argel (1775), donde fue gravemente herido. Al regresar a España, y curarse de sus heridas, fue ascendido a capitán de infantería e ingeniero extraordinario. Se incorporó en 1780 a la guarnición de San Sebastián, con el grado de teniente coronel de ingenieros
Estancia en Sudamérica
Con el rango de brigadier de la Armada, Félix de Azara fue enviado a Paraguay en 1781 formando parte de una comisión que tenía que establecer los límites entre las posesiones de España y Portugal. Su misión consistía en definir la frontera con Brasil según el tratado de San Ildefonso (1777), desde el mar, un poco más allá del Río de la Plata, hasta por bajo de la confluencia de los ríos Guaporé y Mamoré desde donde se forma el de la Madera, que vierte en el Marañón [Amazonas]".Las diferencias entre los comisarios españoles y portugueses fueron continuas, lo que llevó a la expedición a la parálisis. Sus causas fueron la pretensión española de establecer una zona neutral y despoblada a lo largo de la frontera que impidiese el contrabando y los contactos entre españoles y portugueses, las inexactitudes en los textos del tratado, las discusiones sobre la naturaleza de los cursos fluviales, la pretensión lusa de ensanchar la franja neutral para obligar a demoler fuertes o trasladar asentamientos y la incomparecencia de los portugueses a las reuniones con las partidas españolas.Azara permaneció en Paraguay y en el Río de la Plata durante veinte años, y aprovechó esta prolongada estancia para estudiar la fauna, la flora y la geografía de la zona.Inicialmente se dirigió a Asunción, capital de Paraguay, para realizar los preparativos necesarios y esperar al comisario portugués. Dada la tardanza del comisario portugués, Azara decidió emprender un viaje por su cuenta y realizar un mapa de la región.
Naturalista
En sus viajes de exploración, tomó interés en los animales que encontraba en las zonas que visitaba. Así, a pesar de saberse ignorante sobre el tema, decidió apuntar de forma minuciosa y detallada sus observaciones.Aunque estaba falto de conocimientos científicos, no le privó dedicarse a catalogar bien los mamíferos y las aves que iba conociendo. La única bibliografía de la que disponía era una traducción al español de las obras del naturalista francés Buffon (1707-1788).Azara estaba convencido de que los animales descritos por Buffon iban a ser los mismos que él se encontraba en sus observaciones. Pero pronto empezó a descubrir diferencias, entre lo que leía y lo que él descubría. Así que criticó rigurosamente al naturalista parisino y más aún a Charles-Nicolas-Sigisbert Sonnini de Manoncourt (1751-1812) quien dio a Buffon los datos sobre los pájaros de la Guayana. Azara describió 448 especies, de las cuales la mitad eran nuevas.
DivulgaciónFelix de Azara 2.jpg
Las repercusiones de sus observaciones fueron inmensas. Pese a no ser más que un esbozo de su saber científico, estos escritos -oportunamente difundidos en Francia por su hermano José Nicolás- permitieron que sus observaciones fueran conocidas y valoradas.Sus obras más importantes fueron: “Viajes por la América Meridional” (1809). “Descripción e historia del Paraguay y Río de la Plata”, fue publicada en Madrid -1847- por su sobrino y heredero Agustín de Azara.En ciencias naturales se destacan: “Apuntamientos para la historia natural de los pájaros del Paraguay y del Río de la Plata” (1805) y “Apuntamientos para la historia de los cuadrúpedos del Paraguay y del Río de la Plata” (1802). Todas ellas constituyen una fuente inagotable de información.Confeccionó también un notable tratado sobre las aves del Paraguay, “Apuntamientos para la historia natural de los pájaros del Paraguay y del Río de la Plata” (1805). En este libro, como en el dedicado a los cuadrúpedos, describió varias especies nuevas.
Regreso a Europa
En 1801 regresó a España, por gestiones de su hermano José Nicolás, que era el embajador español en París, fue presentado a prestigiosos investigadores, acogido en muchas sociedades científicas y recibido con honores en el Museo de Historia Natural de Francia.Cuando en 1803 volvió a Madrid rechazó el virreinato de México que le ofreció Godoy y en 1805 aceptó ser miembro de la Junta de Fortificaciones.Ese mismo año se retiró a Barbuñales, donde pasaría sus últimos años redactando numerosos informes; su talante ilustrado y no absolutista lo llevó a rechazar en 1815 la Orden Americana de Isabel la Católica que acababa de ser creada por Fernando VII.
Valoración científica
La importancia de la obra de Azara reside, en primer término, en su extraordinaria aportación a la zoología descriptiva. Más de un centenar de especies de aves americanas actualmente admitidas están oficialmente basadas en sus cuidadosas descripciones y mediciones y en la detallada información que recogió acerca de su comportamiento y distribución. Lo mismo puede decirse acerca de una cifra algo inferior de mamíferos sudamericanos, entre ellos algunos con términos asociados a su nombre, como el zorro de Azara (Disicyon gimnocercur) y la zarigüeya de Azara (Didelphs azarae).Azara no se limitó al plano descriptivo, sino que aprovechó sus observaciones para formular un rico conjunto de ideas, hipótesis y reflexiones acerca de cuestiones biológicas fundamentales. Se interesó, en especial, por las variaciones de los animales en libertad y en domesticidad, por su distribución geográfica, por las relaciones entre presa y depredador y entre huésped y parásito, por el origen de las especies peculiares del Nuevo Mundo y por el proceso de la selección artificial.Por otra parte, hay que dejar bien claro que Azara no fue un "precursor" de Darwin en el sentido de que formulara una teoría evolucionista, sino un autor que le influyó poderosamente con sus descripciones, ideas y reflexiones. Darwin leyó muy antentamente las obras de Azara en sus versiones francesas y reconoció abierta y repetidamente la deuda que tenía con él.
Reconocimientos
Gustav Hartlaub editó en 1837 un índice de las especies de aves descritas por Azara.Varias especies le fueron dedicadas: el pájaro Synallaxis azarae por Alcide Dessalines d'Orbigny en 1835 y los roedores Dasyprocta azarae por Martin Lichtenstein (1823, Akodon azaraeJohann Fischer von Waldheim en 1829 y Ctenomys azarae por Michael Rogers Oldfield Thomas en 1903.También se le ha dedicado una dorsal en la Luna, la Dorsum Azara en 26° 42' N y 19° 12' O de unos 105 km de longitud.La ciudad de Azara en la provincia de Misiones nominada en su memoria por su trabajo en la región.
Abreviatura
La abreviatura Azara se emplea para indicar a Félix de Azara como autoridad en la descripción y clasificación científica de los vegetales.
Reconocimientos honoríficos

  • Fue miembro la Real Sociedad Aragonesa de Amigos del País, para la que escribió, en 1818, dos informes: “Las pardinas del Altoaragón” y “Los olivos de Alquézar y sus aldeas”.
  • Una céntrica calle en Asunción (Paraguay) lleva su nombre.
  • La Diputación Provincial de Huesca da su nombre a sus prestigiosos premios de medio ambiente.
  • En Zaragoza existe un Instituto de Educación Secundaria (IES) que lleva su nombre.

Volver a la página de Inicio
Fuentes
Félix de Azara. Biografías y vidas
Félix de Azara.mcnbiografias.com
Félix de Azara.pueblosoriginarios.com
Editor: FRB