Taifa_de_Zaragoza (1).jpg
Mapa de la taifa de Zaragoza hacia el año 1080. Fuente: García de Cortázar, Fernando, Atlas de historia de España Diseño Ecelan Commons
Ahmed I al-Muqtadir Billah
, fue el rey más relevante de la taifa de Zaragoza (Saraqusta). Nació en torno a 1020 y murió en 1082 a los 62 años de edad.

Al-Muqtadir, perteneció a la dinastía de los Banu Hud y llevó a la taifa de Saraqusta a su máximo apogeo político y cultural. Mandó construir el palacio de la Aljafería.
Su reinado fue entre 1046 y 1081 siendo el más largo de entre los reyes de Saraqusta y su reino fue el más grande de la España musulmana de su época.

Familia
al-Muqtadir fue hijo de Sulayman Ibn Hud al-Mustasin, que había gobernado Saraqusta con el título de al-Hayib entre 1039 y 1046 y que había dividido sus estados entre sus cinco hijos; al-Muqtadir recibió Zaragoza a la muerte de su padre en 1046 y tomó los títulos de al-Hayib, Imad ad-Dawla y más tarde al-Muqtadir Billah. Tuvo dos hijos.
Trayectoria
Al obtener el reino de la taifa de Saraqusta en 1046, Al-Muqtadir debió reducir a su obediencia a sus hermanos, para reunir bajo su mandato las tierras disgregadas tras el reparto de los dominios que de la taifa de Saraqusta que había hecho su padre entre sus hermanos.En 1051 Al-Muqtadir ya habría destronado a tres de sus cuatro hermanos, excepción hecha de Yusuf al-Muzaffar de Lérida, hasta que fue hecho prisionero en 1078.Para asegurar la integridad de sus territorios o para comprar la intervención cristiana en sus enfrentamientos, pagó parias a los diferentes príncipes cristianos entre los años 1048 y 1063: tributó a Ramón Berenguer I de Barcelona, a Ramiro I de Aragón, a Armengol III de Urgel y a García de Pamplona; a partir de 1061 también se convirtió en tributario de Fernando I de Castilla.Derrotó y dio muerte a Ramiro I en Graus , determinando la Cruzada contra Barbastro en 1064 que recuperó al-Muqtadir ocho meses después. Su titulo Al-Muqtadir («el fuerte por Dios») lo adoptó tras recobrar Barbastro , hecho que produjo gran expectación en todo Al-Andalus .Como consecuencia de estos conflictos, los males endémicos de Saraqusta comenzaron pronto a manifestarse, porque necesitaba grandes necesidades de dinero para tributar a los reinos cristianos. Estas necesidades provocaban continuas subidas de impuestos, lo que supuso un descontento creciente de la clase productiva de Saraqusta.El cargo más oneroso para las arcas de Al-Muqtadir fue el ser tributario de los poderosos reyes de Castilla, que le defendían de los ataques de los reyes aragoneses.
Expansión hacia Levante
Durante su reinado fue el periodo de máximo esplendor de la Taifa zaragozana, que, en la segunda mitad del siglo XI, solo tuvo rival en la de la Sevilla de Al-Mutamid.Sus fronteras llegaron hasta el Mediterráneo, cuando, a partir de 1076 reunía bajo su dominio las taifas de Tortosa y de Denia, siendo el rey de la taifa de Valencia vasallo suyo.La taifa de Denia, que era muy rica, pues había sido una potencia marítima y comercial en tiempos de Muyahid y su hijo Alí (que casó con una hermana de Al-Muqtadir), estaba subordinada al gran Al-Mamún de Toledo, que murió envenenado en 1075. Aprovechó esta ocasión Al-Muqtadir para presentarse en Denia con un ejército notable, animado por un visir de aquel soberano llamado Ibn al-Royólo, que consiguió mover a la población a favor del monarca zaragozano. Se negoció sin batalla la entrega de la Taifa de Denia a Al-Muqtadir en 1076, con lo que los dominios de Zaragoza se extendieron hasta la actual Murcia.
Herencia
Cuando se sintió anciano y tal como había hecho su padre Sulaymán, volvió a dividir el reino al entregar a su hijo Al-MutamínZaragoza y la zona occidental, y a su hijo Al-Mundir, Lérida, Tortosa y Denia. A finales de 1081 Al-Muqtadir, al parecer gravemente enfermo, murió, con toda seguridad, en el año 1082.
Rey benefactor
aljaferia.jpg
Aljafería. Fuente: http://www.almendron.com/

Además de su talento político y militar, Al Muqtadir fue un rey sabio, con amplias inquietudes artísticas y culturales. Como muestra del esplendor de su reinado mandó erigir un palacio-fortaleza en la explanada de la saría zaragozana, en la Almozara, donde se celebraban las paradas militares, las fiestas de las victorias y los ejercicios ecuestres: La Aljafería.Este suntuoso palacio fue la sede de su Corte, creando en sus dependencias un centro de cultura donde acudieron intelectuales y artistas de todos los puntos de Al-Ándalus, buscando un refugio de tolerancia y mecenazgo en la Taifa más septentrional y más alejada del influjo almorávide por su lejanía y por ser regida por una dinastía hispanoárabe.Allí se dieron cita poetas, músicos, historiadores, místicos y, sobre todo, nació la mejor escuela de filosofía del islam, con la incorporación plena de Aristóteles a la filosofía árabe, labor que, iniciada en Oriente por Ibn Sina (Avicena), fue desarrollada con un criterio independiente por Ibn Bayya, el Avempace de los cristianos.La labor de Avempace fue el punto de partida de la filosofía hispano-árabe, que fue continuada por Ibn Rushd (Averroes) y en la cultura hebrea por Maimónides.
Volver a la página de Inicio

Bibliografía
  • CERVERA FRAS, M ª José, El reino de Saraqusta, Zaragoza, CAI, 1999.ISBN 84-88305-93-1
  • CORRAL, José Luis, Historia de Zaragoza. Zaragoza musulmana (714-1118), Zaragoza, Ayto. de Zaragoza y CAI, 1998. ISBN 84-8069-155-7
  • MONTANER FRUTOS, Alberto, "Introducción histórica" al capítulo "El palacio musulmán", en: Bernabé Cabañero Subiza et alt., La Aljafería (vol. I), Zaragoza, Cortes de Aragón, 1998. págs. 35-65. ISBN 84-86794-97-8
  • VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, Aragón musulmán, Zaragoza, Mira editores, 1988. ISBN 84-86778-06-9
  • VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, El islam en Aragón, Zaragoza, CAI, (Col. «Mariano de Pano y Ruata», nº 9), 1995. ISBN 84-88305-27-3
Fuentes
Biografía de Ahmed I al Muqtadir. Juan Miguel Moraleda Tejero mcnbiografias.com
Editor: FRB